Mérida ha sido declarada Capital Iberoamericana de la Cultura Gastronómica 2016 por ser una ciudad histórica, dinámica y abierta al mundo a través de su cultura y gastronomía.